Sábado, 03 Diciembre 2022

Portada.info – Periódico digital de Villena y Comarca

Evitemos una desgracia II

Evitemos una desgracia II

Evitemos una desgracia II
03 diciembre
2021
Compartir

EVITEMOS UNA DESGRACIA II

Con diciembre llega la navidad, el turrón, las compras y muchas cosas más… Esperaba además (cuánta ingenuidad) celebrar otros acontecimientos importantes: derribo del edificio de los maestros, ubicación de aulas prefabricadas, catas en pilares con humedades… Problemas que se sufren en los colegios PÚBLICOS  La Celada y Príncipe D. Juan Manuel. 

Estos asuntos se alargan durante años y como una pelota de tenis van y vienen, la responsabilidad nunca queda aquí o allá (Consellería, Ayuntamiento y vuelta a empezar).

Ahora el problema es que se demora el permiso de Consellería, pero ya hemos vivido anuncios varios en los que se promocionaba que el derribo del edificio de los maestros era inminente,  en verano, después en Octubre… pero estamos de vuelta a los retrasos con un nuevo contratiempo. Y una vez llegue esta autorización habrá que esperar a que la empresa responda y empiece el trabajo, más las 2 ó 3 semanas que se demore el derribo. Después vendrá el acondicionado del terreno y colocación de aulas prefabricadas, añadiendo el tiempo que se lleve prepararlas. Visto esto, ¿alguien se atrevería a apostar que queda todo solucionado antes de final de curso?

Señores/as del M.I. Ayuntamiento de Villena, me gustaría que se pusieran por un momento en la piel de los padres que sufrimos que nuestros hijos/hijas tengan que pasar entre 5 y 9 horas diarias bajo un techo que se ha derrumbado más de una vez o jugando en un patio pegado a un edificio declarado en ruinas desde hace años o estudiando bajo el edificio que sujetan pilares con humedades (a los que se ha hecho una cata, cuando deberían hacerse más y de manera más frecuente, para estar seguros de que no existen problemas). 

Los niños tienen derecho a recibir una educación pública, gratuita y de calidad. Ir al centro educativo con miedo o con  casco no es calidad, se mire por donde se mire. 

No me cansaré de repetirlo: ¡Nuestros hijos son el FUTURO! Cuidémoslos, evitemos una desgracia. 

M.H.

Artículos relacionados

Escribe un comentario