Viernes, 24 Septiembre 2021

Portada.info – Periódico digital de Villena y Comarca

Salicornios, las plantas rodantes

Salicornios, las plantas rodantes

Salicornios, las plantas rodantes
10 septiembre
2021
Compartir

El verano toca a su fin y, en nuestra localidad, el final de las fiestas (aunque no se celebren) marca una nueva etapa en el año; un cambio de estación, al que yo llamo “la época del recogimiento”. Los días se hacen más cortos y el frío comienza a colarse por nuestras ventanas, varían nuestras costumbres, volvemos a nuestra rutina y cambian también los elementos del paisaje. Nuestro otoño nos trae días muy ventosos y estos días lo aprovechan algunas plantas para dispersar sus semillas. Son plantas anuales que comienzan a desarrollarse a final de la primavera y terminan su ciclo vital al final del verano, cuando se desenraizan y comienzan a rodar soltando sus semillas mientras recorren literalmente nuestros campos, eriales y caminos. A los vegetales que tienen esta forma de dispersión, se los conoce en botánica como “estepicursores” (los que se mueven por las estepas). 

A los menos jóvenes, cada vez que vemos los salicornios errantes por los campos de Villena nos vienen a la cabeza los momentos centrales en muchas películas de vaqueros (westerns), como las conocidas Solo ante el peligro” (con Gary Cooper) o “Por un puñado de dólares” (con Clint Eastwood o y Lee Van Cleef), en los que el silencio y la tensión del duelo a pistola es roto de repente por una de estas plantas que cruza la escena rodando, empujada por las ráfagas de viento polvoriento que se nos antoja frío. Esta imagen de plantas rodantes las podríamos observar en prácticamente todas las zonas del planeta con climas áridos y semiáridos, pero no todas estas plantas son de la misma familia botánica, pese a que un porcentaje muy alto de ellas pertenecen a la familia de las Amarantáceas. Este es el caso de Kochia scoparia, nuestro “salicornio”, planta anual que puede alcanzar hasta dos metros de altura, con hojas similares a la de la albahaca –de ahí que en algunos lugares la llaman “albahaca borde”–, con flores poco vistosa, y nada fragante. Además de estos salicornios, también corren por Villena unas hierbas más pequeñas que pertenecen a la misma familia botánica y a las que se conoce como “barrillera pinchosa”, porque tiene las hojas punzantes, y cuyo nombre científico es Salsola kali.

Los nombres comunes de las plantas en ocasiones nos causan problemas de identificación botánica. Si nosotros hacemos una búsqueda del nombre “salicornio” por internet o en los libros, sobre todo aparecerá bajo este nombre la planta Salsola soda, una de las plantas barrilleras, que ya el botánico Lagasca en su obra de Las plantas barrilleras de España, publicada en 1817, denomina “salicor”; pero que es en realidad una planta que hasta hoy no se ha encontrado en Villena.

Las plantas barrilleras son especies que crecen en zonas de suelos salinos. Son plantas que, para poder sobrevivir en este tipo de suelos, aumentan la concentración de sodio en su organismo y por tanto son muy ricas en “sosa”; para aprovecharlas se quemaban en agujeros excavados en el suelo y como resultado se obtenía una sustancia gelatinosa que al enfriarse endurecía como una piedra, que se utilizaba para la fabricación de jabón, o para blanquear cristales y tejidos, como si fuera lejía. Villena fue una zona importante de producción de este tipo de plantas, que crecen en los saladares que se extienden por el Valle, donde abundan especies como Salicornia fruticosa o Arthrocaulon macrostachyum, conocidas como sosa alacranera, almarjos o cirialeras. El género de la primera planta “salicornia”, también nos puede llevar a confusión de “nuestro salicornio”; pero aquella especie es una planta perenne, leñosa, y no es un estepicursor.

Conservar la cultura y singularidad de los nombres vernáculos que damos a las plantas de nuestras localidades es una tarea importante para la conservación de nuestro patrimonio cultural, aprendiendo a su vez a aplicarlos adecuadamente a la planta o plantas concretas de nuestro entorno y en nuestro contexto local. En Villena, Kochia scoparia es la planta que habitualmente rueda por nuestras “estepas” y en nuestra localidad su nombre autóctono, “Salicornio”, ha sido ya adoptado por una asociación cultural villenera que lo luce con orgullo y que velará eternamente para que se conserve y entienda su verdadero significado.

Kochia scoparia http://www.floraiberica.es/floraiberica/texto/pdfs/02_052_12_Basia.pdf

 Las plantas barrilleras de España https://bibdigital.rjb.csic.es/medias/82/1b/2a/22/821b2a22-3d54-4b52-8f67-00fd43bf37f9/files/LAG_Barrill.pdf

Salsola kali.http://www.floraiberica.es/floraiberica/texto/pdfs/02_052_20_Salsola.pdf

Compartir

Escribe un comentario