Miércoles, 07 Diciembre 2022

Portada.info – Periódico digital de Villena y Comarca

Alfonso Martínez Azorín, “Bufanda” Alfonso el del agua

Alfonso Martínez Azorín, “Bufanda” Alfonso el del agua

Alfonso Martínez Azorín, “Bufanda” Alfonso el del agua
23 noviembre
2022
Compartir

Nació un 6 de abril de 1943, hijo de José Antonio Martínez Azorín y Encarnación Azorín Ferriz. Tuvo una infancia feliz y tuvo el amor y el apoyo de unos padres maravillosos. Por el año 1962 conoció a Virtudes (la hija del Bolo del Alfalfes). Fue en Pascua cuando Virtudes y su cuadrilla acogieron a Alfonso para ir a Bulilla y desde entonces, mi padre y mi madre se cogieron de la mano y hasta hoy.
Se casaron el 17 de septiembre de 1969 y tuvieron tres hijos: José Antonio, Encarna y Llanos. Fue un trabajador incansable, honrado, siempre al volante de su camión cisterna. Recordaremos con cariño su eslogan: “Si quieres tener la piscina llena, llama a Alfonso de Villena”.
La familia fue creciendo y llegaron a nuestras vidas: Sole, Padilla y Oscar, a los que acogisteis como hijos. Más adelante vinieron vuestros nietos: Llanos, Adriana, Victoria, Minerva, Rodrigo y Carlos y os llenaron de felicidad. Abuelo entregado, pendiente de cada uno de ellos y siempre dispuesto a jugar con ellos y cuidarlos.
Muchos y muy buenos amigos has tenido siempre, amigos que te quieren y te echan de menos. Sabías disfrutar de la vida, porque disfrutabas de las pequeñas cosas. Eras muy familiar y has querido y ayudado siempre a tus cuñados y sobrinos que guardan un gran y cariñoso recuerdo tuyo.
Orgulloso contrabandista, rociero y caballista, asociaciones a las que has pertenecido toda tu vida. Nos quedamos pletóricos de bonitos recuerdos y buenos momentos vividos. Todas las celebraciones familiares, sobre todo vuestras Bodas de Plata, la celebración de vuestro 40 aniversario, que celebramos -por si como tu decías- no llegabais a las Bodas de Oro. Pero, afortunadamente llegasteis y vivimos uno de los días más bonitos de nuestras vidas.

Alfonso y Virtudes


Hombre inteligente, discreto y bueno, siempre pendiente de todos nosotros, nos criaste con amor transmitiéndonos valores y principios para que fuéramos buenas personas.
Papa, este es el legado que nos dejas: una familia unida que te adora, unos nietos que te quieren con locura, una mujer enamorada. Habéis tenido una vida feliz, siempre juntos. Entregado en cuerpo y alma a tu Virtudes. Que gran ejemplo eres para nosotros. Ejemplo de vida, de fuerza, de bondad, de entrega a los demás, porque así eras tú de buena persona. Y así te fuiste, de nuestra mano, colmado de amor de toda tu familia. Te fuiste como viviste, tranquilo, prudente, sin hacer ruido y pendiente de todos nosotros. Que felicidad haberte tenido a nuestro lado toda la vida. Ahora, te echamos de menos y lloramos tu ausencia y nos toca aprender a seguir queriéndote sin verte, pero tú vas a estar siempre con nosotros, en nuestro corazón y sabemos que vas a seguir cuidándonos y protegiéndonos como siempre has hecho. En tu recuerdo seguiremos haciendo tu brindis: “Por una piña y sus piñoncitos, siempre juntos y unidos”.
Gracias por todo y gracias por tanto.
Te amamos.
Tu familia.

Escribe un comentario