Sábado, 21 Septiembre 2019

Portada.info – Periódico digital de Villena y Comarca

Resaca después del temporal

Resaca después del temporal
20 diciembre
2016
Compartir

f8aa17b9-542c-4646-b1fc-ea3badd997f7

Villena amaneció como si las lluvias de ayer fueran un sueño, para algunos de los agentes de los cuerpos de seguridad casi una pesadilla, tras pasar varias horas de la jornadas cortando carreteras o alertando a los vecinos, que se acercaron a ver la importante crecida del río Vinalopó del peligro que podría entrañar acercarse demasiado a un cauce, que transportaba agua a gran velocidad. La única resaca del temporal era el agua que todavía transitaba en el cauce.

En la estación meteorológica (Meteo Villena) se recogieron más de 60 mm desde el viernes hasta el lunes mientras que la primera jornada de la semana la precipitación acumulada en una hora era de 20 litros de agua y a lo largo del día se acercó a los 60 litros por metro cuadrado.

Las miradas se centraron en el río Vinalopó, que arrastraba un gran caudal y que amenazó en el punto más alto de su nivel con desbordarse a su paso por Villena. De hecho, las carreteras de Camp de Mirra y Canyada que les unen con Biar y por donde transita fueron cortadas. La Guardia Civil desalojó los puentes donde vecinos de distintas poblaciones se acercaron a ver el inusual espectáculo. Sin embargo, la brutal crecida en tan sólo unas horas llevó a los agentes de la benemérita a cortar el tránsito. Las tierras de cultivo cercanas al río se encontraban anegadas por completo.

En el casco urbano de Villena, se destaparon los imbornales de la zona más baja de la ciudad evitando así los encharcamientos, que en anteriores riadas ocasionaron graves problemas a los vecinos que vieron como el agua entraba en sus garajes. Además, las autoridades decidieron cortar la carretera de Caudete por el peligro de acuaplaning.

El presidente de la cooperativa Nuestra Señora de Las Virtudes, Santiago Torro, señaló que en Villena «las lluvias están siendo buenas para las leñosas y frutales aunque no tanto para las hortalizas». Los agricultores que se dedican sus campos al cultivo de las verduras está preocupados porque la recogida se está dilatando debido a las lluvias, que frena el abastecimiento de estos productos a los grandes hipermercado y cadenas de alimentación. Por otro lado, Torro insiste en que si bien los árboles se han visto beneficiados por los litros de agua que han caído, la intensidad del viento en la tarde del domingo de 67,6 kilómetros a la hora puede que haya arrasado parte de la cosecha de oliva para quienes todavía no la han recogido. Los acuíferos se han visto muy beneficiados por las intensas lluvias y así se podrá recuperar aunque no sea en su totalidad el nivel freático que descendió en 4 o 5 metros en los meses de verano en la zona de la huerta. El presidente de la cooperativa apunta que «en 2017 empezaremos a regar más tarde y se notará significativamente en el consumo de agua».

Diciembre ha sido un mes lluvioso.En su primera semana, la lluvia hizo acto de presencia de forma intensiva. Según la estación MeteoVillena, exceptuando las últimas, se han recogido 89,4 mm. Las temperaturas también han variado y se han movido en una horquilla de entre 16.6 grados el 11 de diciembre a -1,4 el 13 del mismo mes. Frente a estos datos destaca que el pasado año, en el último mes del año, sólo llovió cinco días en los que se recogieron tan solo 20 mm.

 

8019aab3-bb68-4751-956d-fdb8640eff96

Artículos relacionados

Escribe un comentario