Jueves, 22 Octubre 2020

Portada.info – Periódico digital de Villena y Comarca

Nosotros tampoco tenemos un concejal que nos haga caso

Nosotros tampoco tenemos un concejal que nos haga caso

Nosotros tampoco tenemos un concejal que nos haga caso
28 septiembre
2020
Compartir

Durante los últimos meses todos hemos sabido que se ha instalado en el polígono industrial de La Bulilla una poderosa empresa: VIALCO.
Nos han contado, que no demostrado, que son una industria totalmente responsable ambientalmente: que no contaminan, que son más silenciosos que un gato, que reciclan, que depuran, que no es peligrosa, que con ellos el mundo es mucho mejor. En definitiva VIALCO dice que son la repera en lo relativo a medio ambiente. Pero en realidad todo es fachada y marketing, como nosotros hemos podido comprobar, desgraciadamente.
Vialco ha instalado en el EXTERIOR de su nave un enorme equipo mecánico. Sus inteligentes ingenieros, pese a contar con una parcela grandísima, no dudaron en situarlo a la menor distancia posible de todas las viviendas existentes en la zona y nuestras autoridades tragaron sin reparo ni condición alguna, pese a que varias de dichas viviendas están situadas a menos de 60 metros. Un maremágnum de motores, chimeneas, depósito de gas licuado, compresores, refrigeradores, secadoras, depuradoras etc. que originan emisiones de gases de combustión o de productos que pueden ser potencialmente peligrosos para nuestra salud y para el entorno, además de un ruido intenso y continuado, decimos continuado porque no paran ni un segundo en todo el día y a veces tampoco de la noche y así lo tenemos denunciado en varias ocasiones a la Policía Local pues se está incumpliendo la normativa autonómica 7/2002 y el Ayuntamiento lo consiente haciendo el Don Tancredo.
VIALCO dice que han invertido más de 30 millones de euros y sin embargo no han tenido presupuesto para instalar unos paneles anti-ruidos, pensando en sus vecinos, cuyo coste en el mercado es de aproximadamente unos 70 euros metro cuadrado, calculen el gasto. Tampoco, inexplicablemente, lo exigió el Ingeniero Técnico Municipal, a pesar de que cuando se construyó el polígono se nos dieron garantías (de palabra, claro) de que ninguna empresa que pudiera ocasionarnos molestias obtendría licencia de obras, compromiso mantenido por el Ingeniero Técnico Municipal en todo momento pero en la realidad flagrantemente incumplido.
Vialco se ha negado sistemáticamente a reunirse con los vecinos para escuchar nuestras quejas. Ni tan siquiera ha contestado a nuestro escrito de denuncia en agosto de 2019. Nuestro problema se lo pasa por la entrepierna y nos ignora. No existimos para ellos y por ende tampoco para el Ayuntamiento pues no nos anunciaron la instalación de semejante tinglado ni nos dieron oportunidad para alegar, como vemos que han hecho con los vecinos del nuevo Ecoparque y harán con los de la calle Rosalía de Castro en unas próximas obras.
Desde hace TRECE meses no hemos dejado de pedir en nuestro Ayuntamiento una solución al problema. Omitimos relacionar aquí, por extenso, las visitas realizadas al Departamento de Industria, las decenas de llamadas al Concejal y al Ingeniero Técnico Municipal, los múltiples escritos cursados por conducto oficial presentando quejas, razonamientos, denuncias a la policía y todo cuanto hemos podido aportar en nuestra defensa. No nos hacen caso.
El 8 de noviembre de 2019, nuestro Concejal de Industria nos hace llegar un escrito (único hasta el momento) diciéndonos que tranquilos, que no darán licencia de inicio de actividad si no cumplen una serie de requisitos entre los que se encuentra una AUDITORIA ACUSTICA. Para entonces la empresa VIALCO llevaba trabajando ya tres meses SIN LICENCIA DE ACTIVIDAD. Cuando la industria fue inaugurada, con la presencia del Molt Honorable Chimo Puig y de nuestro Alcalde, NO TENÍA LICENCIA DE ACTIVIDAD. Y pese a nuestra denuncia así ha seguido trabajando hasta que en Julio (ONCE MESES después) el Sindic de Greuges, al que habíamos acudido en demanda de socorro, nos dice que acaban de presentar la AUDITORIA que el Ingeniero Técnico Municipal da por buena de modo incomprensible al ignorar que existimos cuando por Catastro, por el IBI y por el uso NUESTRAS VIVIENDAS SON RESIDENCIALES desde hace 40 años, incluso con vecinos empadronados en ellas. Nos desamparan y nos invitan a buscarnos la vida.
Como el Concejal de Industria no respondía, en junio, nos dirigimos al de Medio Ambiente exponiéndole el problema de ruidos y de olores. Ni rastro de contestación alguna.
Acudimos al Sr. Alcalde y nos contestó diciendo que no era cosa suya sino del concejal y los trabajadores municipales correspondientes.
En ningún momento, pese a compromisos múltiples en sentido contrario, ni policía, ni Concejal, ni Ingeniero Técnico, se han personado en nuestras viviendas para verificar si nuestra denuncia tiene justificación pese a que la “Ley Autonómica contra el Ruido” delega en los Ayuntamientos y les obliga a realizar esta función, lo que consideramos como dejación de funciones, que en este caso benefician al poderoso y perjudican al débil. VIALCO presenta un documento y va a misa; nosotros protestamos y ni caso..
Este proceder Municipal nos obliga a tener que acudir a la Justicia, pero ello supone un importante desembolso económico para nosotros pues deberemos presentar AUDITORIAS ACUSTICAS de cada una de las viviendas, contratar abogados, conceder poderes notariales, hacer desplazamientos, etc. que no todos pueden costear. Y ello gracias a VIALCO y a la desidia y el pasotismo de quienes aseguraron, cuando pedían el voto para gobernar, hacer suyos nuestros problemas.
Hemos agotado todas las vías que podían ser tomadas para resolver amistosamente este asunto. TRECE meses llevamos en el empeño, tiempo más que suficiente para haber comprobado nuestra denuncia. Estamos firmemente dispuestos a defender nuestra postura ante cualquier instancia, pues está sustentada en el asesoramiento de técnicos especializados en el tema y por entenderla razonable. Quizás ganemos o quizás no, pero lo que no vamos a olvidar es el decepcionante trato del Ayuntamiento, su dejación de funciones, su falta de previsión, su indolente proceder, su escandaloso silencio, su falta de empatía con nosotros y su nula voluntad para pedir a la empresa una rectificación de algo que nunca debió permitirse y que por desgracia técnicamente solo puede corregirse en el lugar de emisión del ruido, no en nuestras propiedades.
Mediante este escrito solo queremos dar cuenta a la opinión pública de las cosas que pasan en nuestro Ayuntamiento y de la prepotencia y falta de sensibilidad de VIALCO.
Vecinos de VIALCO-Villena. Septiembre 2020.

Artículos relacionados

Escribe un comentario