Viernes, 13 Diciembre 2019

Portada.info – Periódico digital de Villena y Comarca

La derecha y sus principios

La derecha y sus principios
21 diciembre
2018
Compartir

Hasta hace 4 días, no parábamos de leer y escuchar, que lo más justo y democrático era que gobernara la lista más votada. Lo demás era un “pacto de perdedores”, tripartitos o “gobiernos frankenstein”.

  Que el objetivo de echar al presidente del partido más corrupto de la democracia, Mariano Rajoy, no era democrático. Que un gobierno no podía apoyarse en partidos anticonstitucionalistas …

  Todos sus medios de comunicación afines, es decir, la mayoría, apoyaban estos argumentos con elaboradas editoriales, sus palmeros eran los encargados de amplificarlas y, a fuerza de repetirlos, mucha gente se los creía, ¡Elecciones Ya!

     Hasta que el PP eligió a su presidente. Ese fue su punto de inflexión. Esos principios ya no le convenían, pues tendría que admitir que había salido elegido un  presidente perdedor, gracias al pacto con otra perdedora, Dolores de Cospedal.

  Y, con los resultados de las elecciones andaluzas, ya el cambio ha sido radical. Ya no se publican editoriales defendiendo que gobierne la lista más votada (PSOE). Ya es legítimo unirse con el único objetivo de echar a la presidente anterior, Susana Díaz. Ya no hay líneas rojas con partidos no constitucionalistas (VOX) ( Art. 2: … la Constitución reconoce y garantiza el derecho a la autonomía de las nacionalidades y regiones…).

  Ya están elaborando sus argumentos para defender sus nuevos principios, para que sus medios de comunicación los amplifiquen y los repitan sin descanso, para que sus simpatizantes los asuman y los defiendan como si fueran, de nuevo, incontestables.

  Es una pena pero, mientras haya personas que justifiquen que la Derecha robe “porque hace cosas”, “por nuestro bien” y “porque así no roban otros”, qué más da que su único principio inmutable sea el de la Libertad Económica. Libertad para pagar sueldos que esclavizan, Libertad para cargarse el medio ambiente. En definitiva, una Libertad que justifique las desigualdades sociales entre los que ostentan el poder económico y los que no lo tienen.

  

  

Artículos relacionados

Escribe un comentario