Sábado, 22 Septiembre 2018

Portada.info – Periódico digital de Villena y Comarca

Cabezo Redondo, la capital de la Edad de Bronce

Cabezo Redondo, la capital de la Edad de Bronce
10 julio
2018
Compartir

El Cabezo Redondo ha acogido a cientos de visitantes en unas jornadas de puertas abiertas en las que el calor estuvo presente en todo momento. Ello no impidió que curiosos de Villena y alrededores se atrevieran a adentrarse en un yacimiento prehistórico que atesora un importante vestigio.

Transitar por las calles que conforman el poblado es una experiencia completa en una zona cuyos hallazgos parecen indicar que fue la capital de la Edad de Bronce en un momento determinado.

“El relato que cuentan los restos arquitectónicos que se encuentran en el Cabezo contradice la creencia de que al ser una civilización prehistórica sus comportamientos debían de ser primitivos” cuenta uno de los guías del yacimiento de la Edad del Bronce. La huella de la cal, las calles, rampas y escaleras constata la existencia de barrios y la organización urbanística.

Estas estructuras y la inexistencia de una muralla hablan de una sociedad desarrollada que contaba con el poder de la región, debido al control del agua y todo lo que esto conllevaba. Ya que no sólo les permitía el lujo de abastecerse, sino que los situaba en una posición de prestigio con la que ningún otro grupo se atrevía a rivalizar.

La ubicación estratégica del yacimiento, al estar en un cruce de caminos, les concedía ventaja a la hora de comerciar, dado que se establecía como lugar de descanso de las rutas trashumantes. Estos caminos les permitían adquirir productos escasos, o que no podían elaborar en la zona, a cambio de la carne que salaban con la salazón de las charcas cercanas, a las que Villena debe el sobrenombre de la gran laguna.

Algunas muestras de cereales revelan que lo primero que se ocupó fue la cresta del cerro y su datación indica que es prácticamente contemporánea a la fundación de otros poblados aledaños. También se está recuperando el ADN de muchos cadáveres para poder contextualizar mejor el poblado, aunque los residuos de yeso que recubren los huesos complican su registro.

Todos estos elementos son los que nutren y constituyen un territorio del que se puede conocer gracias a la labor que José Mª Soler inició en el año 1949 y que, a día de hoy, continúan investigadores y estudiantes de la Universidad de Alicante (UA) con el apoyo y la inversión de la Generalitat y la financiación del Ayuntamiento de Villena.

Las explicaciones de los recién graduados, o aún estudiantes de Historia, son uno de los atractivos de estas jornadas, ya que narran de primera mano los últimos descubrimientos y la cronología del Cabezo.

Los titulados, Paula Martín e Israel Serna, con tres años participando en las campañas del Cabezo, cuentan que quieren enfocarse hacia la arqueología  y esto se debe, en gran medida, a la oportunidad y la experiencia que les han dado las excavaciones en el yacimiento. Para Martín, lo más interesante ha sido “poder sentir cómo se va sacando la historia y que no solo consiste en buscar tesoros”, ya que uno de los aspectos más importantes es “conocer la metodología, el sistema de trabajo que se usa para excavar y ver que no es, simplemente, extraer piezas, sino que tienes que documentarte, ir con cuidado y ser muy consciente de todo el proceso”. Ambos creen que “en comparación con otros lugares, se valora bastante el patrimonio cultural en Villena”. Dicen que “no se suele conseguir tanta participación e implicación, ni siquiera con puertas abiertas” y que, incluso, “muchas veces se percibe una agresión consciente al patrimonio, acompañada de un pasotismo e, incluso, sabotaje”.

Por su parte, a Eduardo Sánchez, estudiante de Historia,  lo que más le llama la atención es “ver el progreso de una excavación. Cómo en un primer momento sólo se aprecia la vegetación y conforme vasa avanzando, empiezan a verse las primeras piedras, hasta que encuentras materiales más complejos”. Además, considera que “la cantidad de personas que viene a las jornadas de puertas abiertas es señal de que cada vez se va valorando más el acervo cultural, que tendrá un mayor impulso con la apertura del nuevo museo”.

 

Artículos relacionados

Escribe un comentario